Ir al contenido principal

Entradas

EDGAR ALLAN POE, EL LENGUAJE DEL TERROR.

Probablemente los tres mejores poemas de Edgar Allan Poe son “The Raven” (El Cuervo), “Annbel Lee”, y “The Bells” (Las Campanas). Resulta imposible leerlos sin entusiasmo o, mejor dicho, sin esa pasión ávida e inclemente que Poe tenía como poeta. Con poderosa fantasía apoyado por la cólera, el terror y la tristeza crea en su obra una potencia sobrenatural.

“The Raven” es uno de los pocos poemas que contiene un monólogo dramático. El narrador al momento de contar la historia transfigura aquello de lo que habla: la extraña visita de un cuervo a media noche en un periodo de luto por el fallecimiento de su amada Leonora no es una alegoría, o al menos no una intencional, es un conflicto. El sentimiento de separación enfrenta el deseo de recordar contra la pretensión de olvidar; la melancólica narración ilumina la verdadera intensión del poema: la devoción; la historia siempre cruel se resume a una respuesta incesante: “Nevermore” (nunca más)que lleva a profundizar al narrador sobre la pérd…
Entradas recientes

EL NIHILISMO: LA MUERTE DE DIOS

Hablar sobre la muerte de dios resulta una labor compleja, áspera y casi imposible. Es un tema profundo pero sobre todo recurrente, donde la vasta, y en ocasiones, poco comprensible filosofía no termina de agotar el tema. La creencia de la no existencia de una divinidad suprema esta fundamentada en los principios del ateísmo. Esta ideología puede entenderse en dos categorías fundamentales: los ateos radicales que aseguran que dios no ha muerto porque nunca ha existido, y aquellos que creen en un dios vivo pero actúan como si no fuese real. Estos razonamientos podrían interpretarse como un episodio de conciencia moderna que combina la razón con los actos de fe. Antiguamente, la gracia divina otorgaba sentido al mundo, nuestro conocimiento, las leyes, la política, eran el respaldo de la autoridad omnipotente, pero como todo momento, fue fugaz. El hombre cada vez se volvió más grande ante la divinidad: situación innegable de aceptación humana, de tal modo que la eternidad de dios comienz…

Democracia y Modernidad

La historia de México es inseparable de la historia de América Latina e incomprensible si nos alejamos de los Estado Unidos y Europa. Cada hecho local o regional desemboca en lo universal. Dentro de esta perspectiva pueden verse las guerras de Independencia en Latinoamérica y Estados Unidos. La renovación del nuevo mundo no surge de principios propios, sino de la adopción y adaptación de ideas políticas europeas que permitieran la transformación de los países nacientes en naciones modernas. Esta es una característica común en los movimientos de emancipación; sin embargo, la aplicación del pensamiento político -principalmente francés-, fue diferente en los Estados Unidos y en América Latina, situación que originó aspectos radicalmente opuestos en ambas regiones: Estados Unidos al momento de consumar la independencia fundó una nación, surgió una sociedad moderna. En los países latinoamericanos no se logró establecer regímenes democráticos, se limitaron a la adopción de doctrinas que no …